El gaming en tiempos del odio online

Angry gamer kid
“¡Vas a morir!”, exclamó el niño rata

De todos es sabido que hay gente que, literalmente, se transforma tras un volante. Personas tranquilas, normalmente serenas, que al instante de situarse tras el control de un auto pierden el suyo y se transforman en seres agresivos y hasta violentos. Algo así viene pasando en el mundo del videojuego online. Desde sus inicios, las compañías de videojuegos ofrecieron la opción de jugar partidas con otros jugadores, siempre con la demanda presencial de los participantes. Ya desde ahí se hicieron comunes las disputas, enojos y hasta peleas debido a lo serio que se tomaba el tema, pero entonces vino el juego online… la oportunidad de jugar desde tu casa con gente de todo el mundo es y será siempre maravillosa, no obstante muchos vieron la oportunidad de actuar sin necesidad de dar la cara y el nombre… un nuevo mundo se había abierto para la gente que gusta de ofender y agredir a otros, esta vez respaldados por el anonimato.

“LoL” no siempre significa risas alocadas

Comencemos por el franco vapuleo machista del que son víctimas algunas mujeres al entrar a las partidas online donde, en el mejor de los casos, un “Ve a la cocina y hazme un sándwich” es lo más “educado” que pueden llegar a recibir. Insultos, acosos, ataques, etcétera, son el día a día de muchas jugadoras, las cuales han tenido -al final de cuentas- qué aprender a vivir con ello. Los jugadores varones también sufren ataques, aunque a menos escala (lo cual no lo hace menos serio). La cosa no para ahí, pues a lo anterior se sumó otro elemento más: el streaming.

Con el objeto de la monetización, muchos jugadores comenzaron a transmitir sus partidas online en busca de obtener público seguidor y, por tanto, tráfico y dinero. ¿Pero cómo competir en un medio donde hay tantos haciendo lo mismo? Bueno, de inicio muchas chicas empezaron a mostrar sus escotados encantos durante sus partidas, lo cual nos lleva de vuelta al punto inicial: ¿Cómo sobresalir cuando hay tanta gente haciendo lo mismo? Simple: agrediendo a los demás. Tal es el caso de una gamer streaming que se metió con una cuenta falsa a la cuenta de otra para eliminarla durante su transmisión y hacerla quedar en ridículo. Y es que, ocultos en el anonimato, muchos cobran el valor para dejar salir es ira contra alguien que, estando a distancia, en muchos casos no puede hacer más que tragarse el coraje. La situación se complica cuando esta gente atrae a otra que piensa de igual forma que agredir, insultar y humillar es gracioso. La “marabunta” de agresores se convierte entonces en verdaderas tribus joditivas.

Y es que la seriedad con que se toman las partidas en algunos casos raya ya en lo patológico, desatando estallidos de ira sin control, ¡incluso contra gente que ni siquiera está jugando! Tal fue el caso de los jugadores Li “Vasilii” Wei Jun y MrDeadMoth.

Li "Vasilii" Wei Jun, jugador profesional de League of Legends
Tan serio y tranquilo que se veía

El primero, Li “Vasilii” Wei Jun, jugador profesional de  League of Legends en China, fue expulsado debido a que, hallándose en partida, recibió el comentario de su novia sobre el hecho de que siempre lucía serio cuando jugaba, y que quizá los demás jugadores podrían tomar a mal dicha actitud. Aunque Wei Jun tapó la webcam, ésta siguió transmitiendo audio, donde fue claro para todo el mundo cómo volcaba alguna mesa y golpeaba a su novia, quien terminaba llorando.

Caso similar es el de MrDeadMoth de Sidney, Australia. Este jugador de Fornite estalló en ira cuando su esposa de veintiún años, y con cuatro meses de embarazo, ¡le pidió que bajara a cenar! A través de su transmisión, los demás jugadores fueron testigos de su respuesta agresiva, tras la cual se levantó, fue donde la joven y la abofeteó; quedando ésta llorando. En este caso, la chica exclamó “¿¡Lo han escuchado…!? ¡Me ha golpeado!”. La respuesta de los demás jugadores online fue inmediata, unos grabaron video, otros tomaron capturas, algunos llamaron a las autoridades, e incluso hubo quien lo hackeó para entregar el domicilio. El joven fue detenido algunas horas después, acusado de violencia doméstica, pues en el domicilio se hallaban también sus dos hijas de tres meses y año ocho meses.

En defensa de MrDeadMoth
Carta justificando el comportamiento del señor MrDeadMoth

Y es que la posibilidad de hacer dinero con los juegos hace que el asunto se ponga aún más serio y tome matices verdaderamente surrealistas a grado tal de parecer episodio de “Los Simpson”. En 2011 el periódico “The Guardian” publicó la nota de un ex guardia de prisiones que, irónicamente, terminó como prisionero en el campo de trabajo de Jixi, en China, en el año 2004, y que contó cómo los guardias hacían jugar a los prisioneros World of Warcraft, donde conseguían oro virtual para cambiarlo por dinero real.

No hay que mal entender, los videojuegos no son buenos ni malos, son juegos y nada más. No generan mala conducta, sólo revelan la verdadera naturaleza que las personas esconden por miedo, mismo que pierden al sentirse seguros tras una computadora o una consola. No, no fueron los videojuegos… ellos ya eran así.